Si quieres convertirte en conductor de autobuses seguramente tengas alguna que otra pregunta, por ello desde Etrambus queremos mostrarte algunos de los requisitos a tener en cuenta para llegar a conseguir tu meta.

1 Requisitos mínimos para convertirte en conductor de autobús

En primer lugar, tenemos que tener en cuenta que la edad mínima para convertirte en conductor de autobús es de 24 años y tener en vigor el permiso de conducir clase B. Lo más importante es determinar qué tipo de conductor te gustaría ser: urbano, de larga distancia o un conductor de autobuses escolar. 

Por otro lado hay que aprobar las calificaciones al igual que en el examen de turismo pero en este caso el examen constará de dos partes: 

  • Maniobras en circuito cerrado 
  • Circulación en tráfico real

Además de ello tendrás que superar un examen físico. En el que se exige tener buen rendimiento a la hora de levantar peso (para sacar las rampas…). 

Por último para convertirte en un conductor de autobús, deberás conseguir el certificado (CAP) el cual se exige desde 2008 a aquellos conductores que transporten pasajeros o mercancías. Este curso consta de horas prácticas (10h) y horas teóricas (140h), además una vez obtenido este certificado, cada 5 años los conductores tendrán una formación contínua a modo recordatorio de 35h.

2 Encender el autobús y aprender a cambiar la marcha

Igual que al conducir cualquier otro vehículo, al montarnos en el mismo, lo primero que debemos hacer es ajustar el asiento, el volante y los retrovisores a nuestra propia medida (es importante tener visual de las ruedas traseras). Una vez encendido el motor deberemos presionar el botón de arranque que ahora llevan un alto porcentaje de los autobuses. En este sentido, por último debemos asegurarnos de que nuestras manos están bien colocadas en el volante (se recomienda la posición de las 9 y a las 3). 

3 Girar, dirigir el autobús y hacer otras maniobras

Seguramente este sea el epígrafe más importante, ya que es sustancial que tengamos un buen control del autobús para convertirnos en un excelente conductor de autobús.

Lo que implica, frenar antes de llegar a la curva para poder girar correctamente. Aproximándonos  lo más posible al otro carril para tener más espacio y  por último acelerar al finalizar la curva. Por otro lado tenemos que tener en cuenta varios puntos para realizar con precisión las diferentes maniobras, como revisar continuamente los puntos ciegos. Debemos tener en cuenta que por el peso del mismo este tarda más que un turismo en frenar. Por lo que es nuestra responsabilidad hacerlo con bastante anterioridad.

¿Qué te han parecido estos tips? Si tienes alguna pregunta o sugerencia para mejorar nuestra información nos encantaría escucharla. Puedes escribirla en la sección de comentarios o bien hacérnosla llegar por nuestro Facebook, Twitter,  o Linkedin.