Asientos de autobús

La higiene es muy importante en los medios de transporte y los asientos suelen ser uno de los elementos que se manchan con mayor facilidad en vehículos como camiones y autobuses. Por esta razón, el mantenimiento integral de flotas y su limpieza es una tarea fundamental para viajar de una forma salubre y agradable.

En primer lugar, para limpiar nuestros asientos nos pondremos unos guantes para proteger nuestras manos e iremos retirando cualquier papel, basura o resto que se pueda apreciar a simple vista en cada una de las plazas del vehículo. También, es muy normal encontrarnos con caramelos o chicles pegados en la parte inferior de los asientos y para eliminarlos usaremos hielo y una rasqueta.

Una vez hecho, podremos optar por desmontar los asientos del autobús y así aprovechar para limpiar el habitáculo a fondo. En el caso de que no se puedan desmontar, continuaremos realizando la limpieza de todas las plazas en el interior del vehículo.

A continuación, usaremos una aspiradora para limpiar a fondo cada uno de los asientos. Además, iremos cambiando la posición del respaldo para poder acceder a todos los huecos y retirar el polvo de una forma eficaz.

En el caso de que el asiento tenga alguna mancha, vamos a ver cómo eliminarla dependiendo del tipo que sea. Asimismo, hay que comprobar previamente que cualquiera de los productos no dañen el tejido de la tapicería.

  • Manchas de aceite o grasa. Este tipo de manchas son unas de las más difíciles de retirar. Para ello, humedeceremos un paño limpio con un poco de disolvente e iremos aplicándolo poco a poco con pequeños toques.
  • Manchas de barro. Si el barro está húmedo deberemos esperar a que se seque y lo retiraremos con un cepillo. Para terminar, pasaremos la aspiradora por la zona manchada para quitar cualquier resto de polvo que se haya podido quedar.
  • Manchas de vómito. Es una de las manchas más habituales. Es fundamental limpiarlas cuanto antes, ya que al ser un ácido puede provocar la pérdida del color en la tapicería. De esta forma, para retirar la mancha usaremos agua caliente, jabón y una esponja para frotar con cuidado hasta que la mancha y el olor hayan desaparecido por completo.
  • Manchas de sangre. Para limpiar este tipo de manchas lo mejor es mezclar espuma seca con un detergente suave y dar ligeros toques con una esponja hasta eliminarla por completo.
  • Manchas de café o cola. Si la mancha está húmeda deberemos absorberla con un papel secante y a continuación limpiaremos la zona con una esponja húmeda en agua caliente.
  • Manchas de maquillaje. El roce puede hacer que la tapicería del asiento se pueda manchar de maquillaje. Para retirarlo emplearemos un paño de microfibra humedecido con agua caliente y un poco de detergente suave.

Por último, en el caso de que la tapicería sea de cuero, deberemos de utilizar cada cierto tiempo una crema nutritiva para que la superficie vuelva a brillar como el primer día. De esta forma, el mantenimiento integral de flotas y la limpieza del autobús será una tarea sencilla si se realiza cada cierto tiempo.